MPA
e-Journal de Medicina fami-
liar y atención PrimariA
internacional

(Publicación cuatrimestral de IDEFIPERU.
Continuación de la revista RAMPA)


Home MPA |Familias | Profesionales | Técnicos |
Blog| Comente | Contáctenos

 

Instituto de Desarrollo Familiar, Social, Integral del Perú
IDEFIPERU

MPA e--Journal . Año 5. Vol 4. Nro 1. Enero-Abril 2010.

INVESTIGACIÓN ORIGINAL



Prácticas Sexuales  en Trabajadoras Sexuales del Área Rural del Occidente de México.
Sexual habits in Female Sex Workers of West Mexico Rural Areas

Rafael Bustos Saldaña Méd.Dr., MF, Mag. Cienc. (1), Irma Iglesias Quezada Méd.Dr. (2), Adolfo Aguayo Gómez Méd.Dr. (3), Francisco Kishimoto García, Alum. (4).

Filiación de los Autores:

Jefatura de Educación e Investigación en Salud del Hospital General de Zona con Medicina Familiar No.9 del Instituto Mexicano del Seguro Social, Ciudad Guzmán, México (1), Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara, Ciudad Guzmán, México (1-4).
Méd.Dr.: Médico Titulado. MF: Especialista en Medicina Familiar. Mag. Cienc..: Magíster en Ciencias.

 

Correspondencia para los Autores: Dr. Rafael Bustos Saldaña: rafo201159@yahoo.com.mx


MPA e-Journal Med. Fam. & At. Prim. Int. 2010, 4 (1): 27-32.


Investigación original sujeta a arbitraje.
Fecha de presentación: 15 de Agosto 2009
Fecha de aceptación: 2 de Enero 2010
Fecha de publicación (on line): 1 de Setiembre 2010
Este es un documento de publicación abierta, que puede ser utilizado, distribuido y reproducido por cualquier medio, siempre que no sea para fines comerciales y el trabajo original sea convenientemente citado.  

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

RESUMEN

Introducción: La sexualidad en las trabajadoras sexuales ha sido muy poco valorada en las áreas rurales de Latinoamérica. Generalmente los estudios realizados sobre este tema se han hecho en poblaciones urbanas.
Objetivo: Identificar prácticas sexuales realizadas tanto con sus parejas como con clientes, en trabajadoras sexuales del área rural en el occidente de México.
Diseño: Descriptivo, transversal, por encuestas.
Ámbito: Región rural del occidente de Jalisco, México.
Muestra y participantes: Muestra por conveniencia de 36 mujeres de Zapotiltic, Jalisco (área rural), México, registradas en el Programa de Salud y Control de Población en Riesgo, que declararon dedicarse al trabajo sexual.
Principales mediciones: Tipos de práctica sexual, lugares de desarrollo de sexualidad, consumo de alcohol y drogas, violencia en las relaciones, satisfacción sexual, entre otras.
Resultados: Edad: 27,1±7,99 años, inicio de vida sexual: 15±2,37 años. El estado civil más frecuente fue soltera (20/36). Refirieron una actividad sexual de 2 a 3 días por semana (tanto clientes como con parejas). 27 entrevistadas declararon uso de preservativo, 17 refirieron violencia durante sus relaciones (10 con sus parejas y 7 con clientes p=0,049)
Conclusiones: Estas mujeres presentan limitada satisfacción con sus clientes y parejas.
Descriptores: Prácticas sexuales, trabajadoras sexuales.

ABSTRACT

Introduction: Sexuality in female sex workers has been very little valued in the rural areas of Latin America. Previous studies on this subject have been made in urban populations
Objective: To identify female sex workers sexual practices with their partners and clients in western rural area of México.
Design: cross sectional study.
Settings: Rural region of the west of Jalisco, México
Participants and sample: Not random sample of 36 women of Zapotiltic, Jalisco (rural area) Mexico, registered in the “Program of Health and Safety Control for Population at Risk”, who declared to be sex workers.
Main outcome measures: Sexual practices, places of development of sexuality, alcohol and drugs use, violence in sex relations, sexual satisfaction, etc.
Results: Age 27,1±7,99 years, beginning of sexual life: 15±2,37 years. The more frequent civil state was single (20/36). The frequency of sexual contacts was 2 or 3 days per week (partners and clients). 27 women admitted to use only condom; 17 had related physical violence during the relations, 10 with their partners and 7 with their clients (p=0,049). They reported being victims of rape by their partners in 22 times and 8 by their clients (p= 0,0008).
Conclusions: Women are alienated to be sexual objects, with low satisfaction with their clients and partners.
Key words: Sexual practices, Sex workers

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

INTRODUCCIÓN

A nivel mundial algunos estudios han considerado al conocimiento de la conducta sexual de las trabajadoras sexuales (TS) como una de las herramientas para enfrentar a las enfermedades de transmisión sexual y a la epidemia del VIH/SIDA [1,2]. Las TS constituyen un grupo heterogéneo en cuanto a su ambiente laboral, situación económica, salud, prácticas sexuales, conocimiento y uso de medidas de prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS) [3], por ende las prevalencias de estos problemas se modifican en este grupo poblacional de la misma manera como pueden variar sus comportamientos sexuales [4].

En México existen múltiples estudios donde se aboca el comportamiento sexual y la posible diseminación de las ITS (VIH principalmente) relacionadas con las actividades de las TS [5,6]. Sin embargo, estos estudios han sido enfocados en su mayor parte en grandes centros urbanos; con pocas investigaciones realizadas en el área rural [7,8].

Nuestro objetivo fue identificar y comparar la conducta sexual de las TS con sus parejas y sus clientes en una población rural del occidente de México.

MATERIAL Y MÉTODOS

Diseño del Estudio
Se utilizó un diseño descriptivo transversal.

Área y Población de Estudio
El estudio se realizó en el municipio de Zapotiltic, Jalisco, México, localizado a 500 Km. al occidente de la Ciudad de México, con una población total de 30.457 habitantes, distribuidos en 35 poblaciones. El grupo fue estudiado a partir de las mujeres que acuden a control periódico del “Programa de Salud e Higiene de Control de la Población en Riesgo” del municipio de Zapotiltic.

Muestra
La muestra se obtuvo por conveniencia de entre las mujeres mayores de 18 años, procedentes de la región sur de Jalisco, México, que con anterioridad habían declarado dedicarse al trabajo sexual, habiendo sido registradas para el municipio de Zapotiltic como meseras ―ya que en México no existe el trabajo sexual (prostitución) como actividad oficial― y que acudieron a su control sanitario mensual durante el periodo del estudio.

Variables e Instrumento
Se empleó un cuestionario validado con preguntas cerradas, el cual indagaba por las características personales, los tipos de práctica sexual, la respuesta sexual y otros aspectos relacionados a la esfera sexual de las TS entrevistadas.

Recojo de datos
Previo consentimiento verbal y luego de ser informadas sobre el estudio, se entrevistó a las mujeres identificadas como trabajadoras sexuales que asistieron al control periódico del “Programa de Salud e Higiene de Control de la Población en Riesgo” del Municipio de Zapotiltic, Jalisco, México, aplicándoseles el cuestionario del estudio de forma anónima.

Análisis
La descripción de las variables se realizó con una frecuencia simple, relativa, media y desviación estándar, además se utilizó la pruebas estadística de F de Fisher, usando el software EPI INFO 2000, tomándose una significancia estadística de p <0,05.

Aspectos Éticos
El estudio fue autorizado por el Comité de Investigación de la Jurisdicción Sanitaria Nº VI de la Secretaría de Salud del Estado de Jalisco, México, bajo los preceptos de la declaración de Helsinki.

RESULTADOS

El promedio de edad de las participantes fue de 27,1± 1,99 años, en cuanto al estado civil: 20/36 fueron solteras, 5 divorciadas, 5  tenían unión libre, 3 casadas y 3 viudas. La media de la edad al iniciar la actividad sexual fue de 15 +2,37 años (11-21 años). En lo relativo al consumo de alcohol o drogas, 23/36 entrevistadas refirieron usarlo en conjunto con sus parejas y 24 con sus clientes.

La mayor frecuencia de relaciones sexuales de estas TS fue de 2-3 días por semana (Cuadro 1). La media de parejas sexuales a la semana fue de 12,.03 ± 4,52 individuos. Como puede verse en el Cuadro 2 hay una notable diferenciación en cuanto al lugar más frecuentemente utilizado para las relaciones con su pareja ―casas― y con sus clientes ―lugares públicos―, pero no así para el horario de dichas relaciones que fue a predominio nocturno 17/36 y vespertino 9/36 para sus relaciones sexuales con su pareja, y algo equivalente para su actividad con los clientes, que según 14/36 entrevistadas correspondió a trabajo durante la noche, 13/36, por la tarde y 8/36 sin horario fijo. En cuanto al tipo de práctica de estas TS, el sexo oro-genital fue realizado con sus parejas por 25/36 entrevistadas y con sus clientes por 21/36 de ellas, mientras que 13 de ellas relataron haber presentado relaciones sexuales ano-genitales tanto con sus parejas como con sus clientes.

Es importante notar que las relaciones de estas mujeres están influidas por la violencia, de modo que 17/36 entrevistadas declararon que existía violencia física durante las relaciones sexuales, 10 con su pareja y 7 con sus clientes (p=0,049). Es importante señalar que 7 de ellas comentaron sentir excitación al recibir las agresiones físicas. Explorando esta misma área, vemos que 22/36 TS refirieron haber sido víctimas de violación por su pareja, mientras que 8 lo habían sido por sus clientes (p=0,0008). Puede apreciarse que los actos violentos proceden más de sus propias parejas que de sus clientes. Cabe indicar que estos patrones violentos podrían tener una base antigua en estas mujeres, puesto que 13/36 TS señalaron que habían sido víctimas de incesto.

En el renglón de satisfacción con su práctica sexual 29/36 entrevistadas declararon haber presentado orgasmos con sus parejas, mientras que 23/36 los tuvieron con sus clientes. En cuanto al tiempo de excitación pre-cópula el  cuadro 3 nos muestra que el tiempo referido de excitación pre-cópula tanto con sus parejas como con los clientes no tenía diferencias tan pronunciadas.

Finalmente, en cuanto a la utilización de métodos para la prevención de infecciones de transmisión sexual, 27/36 entrevistadas usaban condón en forma intermitente y ocasional, siendo que 14 de ellas lo utilizaban como anticonceptivo. Las 9 TS restantes no utilizaban ningún procedimiento de protección contra estas infecciones.

DISCUSIÓN

Este estudio muestra información sobre la conducta sexual en TS del municipio de Zapotiltic, Jalisco, México, apreciándose que en general sus prácticas guardan mucha similitud con los referido en estudios realizados en la zona [7,8], donde se encuentra una tendencia a combinar principios y hábitos ancestrales, como la tardía edad de inicio sexual, con tendencias a la enajenación de la mujer como objeto sexual, una historia de violencia física con las relaciones sexuales ―potencialmente más ligada a la pareja que a sus clientes― y una regular satisfacción que tienen niveles equivalentes al comparar las relaciones sexuales con sus clientes y con su pareja.

El estudio de la conducta sexual entre las TS debe considerar diversos hechos, desde las especificaciones sociales, culturales, económicas e ideológicas [9] hasta las perspectivas de salud, genero [1,10] y riesgo; siendo este análisis de la conducta sexual tan solo una expresión de un fenómeno social de gran complejidad [5].

En el presente estudio realizado en el Sur de Jalisco, la mayor frecuencia de relaciones sexuales con los clientes fue de 2-3 veces por semana para más de la mitad de las entrevistadas, con un promedio de parejas sexuales mayor de doce, Esto podría probablemente deberse a que ellas se desempeñan en forma cotidiana como meseras y no totalmente como TS. Ello no difiere mucho de lo reportado en otros ámbitos tercermundistas como en Bulawayo, Zimbabwe, donde se encontró un promedio de trabajo aproximado de 3,6 noches por semana, y un 85% dijeron que usualmente tenían un sólo cliente por noche [11]; y en Harare, Zimbabwe, donde el promedio subió ligeramente a 4,6 noches por semana, con 2,2 clientes por noche [12], y en Bali, Indonesia, donde las TS reportaron un promedio de 3,3 clientes en la semana pasada a la realización del estudio [13]. Estas características no cambian mucho a las encontradas en Colombia donde el 79% tenían 2-3 clientes por jornada en una “buena” noche [14], o en la Ciudad de México, donde se ha reportado que el promedio de días trabajados es de 3,7 a la semana con 2,2 clientes por día [5]. Por otro lado, en países anglosajones como Escocia (Glasgow) las TS estudiadas laboraron una media de 5,2 a 5,5 noches por semana y tenían contacto con una media de 6,4 clientes por jornada [15] y en los Estados Unidos de América (Camden), donde se reportó un promedio de 4,13 clientes por día de trabajo [16].

El tipo de relación coital más frecuentemente difundido entre las TS es la penetración vaginal [5,12,14-16]. Ello ocurre por ejemplo en Harare, Zimbabwe, y Gambia, donde  la práctica sexual más frecuente fue la penetración vaginal prácticamente en todas ellas, también fueron frecuentes el beso (58%) y la masturbación a la TS (81%) y al cliente (76%) [12]. Esta última conducta, muestra una tendencia algo similar a los datos reportados en  nuestro estudio. En un estudio realizado en Colombia, el servicio cotidiano incluía sólo penetración vaginal; los clientes pedían (pero las trabajadoras sexuales dijeron no aceptar) servicios orales y anales [14]. En contraste, los grupos de TS europeas y estadounidenses se distinguen marcadamente en su preferencia por la penetración oral a la vaginal. En Escocia, los servicios sexuales “convencionales” se definieron como sexo oral, masturbación y sexo vaginal. El sexo oral fue la práctica más común de las TS en Estados Unidos [16].

Comparando las TS de nuestro estudio y la población femenina general de la Ciudad de México, la edad media para la iniciación sexual entre las TS fue de alrededor de 15 años, en el caso de los estudios realizados en la ciudad de México, este inicio fue de 17 años (1988) [17], 18,3 años (1993) [18] y 14,9 (2000) [19]. Esto es interesante porque la conducta sexual en la Ciudad de México tiende a disminuir la edad de inicio de relaciones sexuales pero en el área rural del sur de Jalisco, aún permanecen estándares semejantes a los de hace 20 años, tanto en la población en general como en las TS [7,8]. Por otra parte, la mayoría de las trabajadoras sexuales incluidas en este estudio describieron la vida sexual con sus parejas como habitualmente placentera (refiriendo sensaciones de orgasmo en poco más de tres cuartas partes de las estudiadas).

Con relación al disfrute sexual en los contactos con clientes, el presente estudio encontró un nivel semejante de placer entre parejas y clientes, a diferencia de otros estudios realizados tanto en Colombia [14] como en Filadelfia [20] donde casi tres cuartas partes refirieron tener orgasmos durante el sexo comercial (aunque hay que señalar que el resto dijeron nunca haberlos presentado).

En el estudio actual las TS reportaron, en contraste con sus parejas, un alto nivel de uso del condón en sus encuentros sexuales con sus clientes. Según una reseña de varios artículos sobre comercio sexual [14] indican el uso frecuente del condón por parte de las TS en los contactos profesionales, concluyendo que los preservativos funcionan tanto como una barrera psicológica entre la trabajadora y el cliente, y que los condones representan una separación entre sus relaciones sexuales privadas y públicas. Esta actividad es prácticamente nula entre las TS con sus parejas [13,20] (tanto por aspectos emocionales como por el miedo a violencia física al insinuar su uso), con sus clientes regulares [20] o cuando tenían relaciones sexuales con turistas.

Los resultados encontrados caracterizan a la población de TS estudiadas como un grupo con algunas características particulares, pero en general con mucho en común con la población de TS de áreas urbanas. Ello debe ser contemplado al momento de plantear intervenciones sanitarias que aborden a este grupo de riesgo.

REFERENCIAS
(1)        Herrera C, Campero L. La vulnerabilidad e invisibilidad de las mujeres ante el VIH/SIDA: constantes y cambios en el tema. Salud Pública México.  2002; 44 (6): 554-65.
(2)        Jiménez-Díaz L, Gorra ML, Sosa TR, Velásquez-Luna M, Gálvez-Valdivieso M, Rodríguez-Guzmán L. Prevalence of sexually transmitted diseases and the use of the condom among sex workers. Ginecología y Obstetricia de México.  2001; 69: 310-4.
(3)        Lau JT, Tsui HY, Siah PC, Zhang KL. A study on female sex workers in southern China (Shenzhen): HIV-related knowledge, condom use and STD history. AIDS Care.  2002; 14 (2): 219-33.
(4)        Estébanez P, Fitch K, ájera R.  HIV and female sex workers. Bull World Health Organ.  1994; 71: 397-412.
(5)        Allen B, Cruz-Valdez A, Rivera-Rivera L, Castro R, Arana-García ME, Hernandez-Avila M. Afecto, besos y condones: el ABC de las prácticas sexuales de las trabajadoras sexuales de la ciudad de México. Salud Pública México.  2003; 45 (supp 5): S594-607.
(6)        Bucardo J, Semple SJ, Fraga-Vallejo M, Davila W, Patterson TL.  A qualitative exploration of female sex work in tijuana, Mexico. Arch Sex Behav.  2004; 33 (4): 343-51.
(7)        Bustos SR. Conducta sexual en mujeres golpeadas por su pareja. Archivos Científicos del Sur de Jalisco.  1999; 1 (1): 37-41.
(8)        Bustos SR. Costumbres sexuales en una población semirrural. Estudio Comparativo. Rev Med IMSS.  1995; 33 (2): 187-92.
(9)        Marín-Hernández JJ. Perspectivas y problemas para una historia social de la prostitución. In: Escuela de Historia, editor. Publicación electrónica en historia, archivística y estudios sociales  .Costa Rica: Universidad de Costa Rica; 2001. p. 53-6.
(10)      Sacks V. Women and AIDS: An analysis of media representations. Soc Sci Med.  1996; 42 (1): 59-73.
(11)      Wilson D, Sibanda B, Mboyi L, Msimanga S, Dube G. A pilot study for an HIV prevention programme among commercial sex workers in Bulawayo, Zimbabwe. Soc Sci Med.  2009; 31 (5): 609-18.
(12)      Wilson D, Chiroro P, Lavelle S, Mutero C. Sex worker, client sex behavior and condom use in Harare, Zimbabwe. AIDS Care.  1989; 1 (3): 269-80.
(13)      Thorpe L, Ford K, Fajans P, Wirawan DN. Correlates of condom use among female prostitutes and tourist clients in Bali, Indonesia. AIDS Care.  1997; 9 (2): 181-97.
(14)      De Gallo MT, Alzate H. Borthel prostitution in Colombia. Arch of Sexual Behav.  1976; 5 (1): 1-7.
(15)      Green ST, Goldberg DJ, Christie PR, Frischer M, Thomson A, Carr SV, et al. Female streetworker-prostitutes in Glasgow: a descriptive study of their lifestyle. AIDS Care.  1993; 5 (3): 321-35.
(16)      Freund M, Leonard T, Lee N. Sexual behavior of resident street prostitutes with their clients in Camden, New Jersey. Sex Res.  1989; 26 (4): 460-78.
(17)      Morris L, Núñez L, Monroy A, Bailey P, Cárdenas C, Whatley A. Sexual experience and contraceptive use among young adults in Mexico City. International Fam Plan Perspec.  1988; 14 (1): 147-52.
(18)      García-Baltazar J, Figueroa-Perea JG, Reyes-Zapata H, Brindis C, érez-Palacios G. Características reproductivas de adolescentes y jóvenes en la Ciudad de México. Salud Pública México.  1993; 35 (6): 682-91.
(19)      Pérez-Islas JA. Encuesta Nacional de la Juventud 2000. México, DF: Secretaría de Educación Pública / Instituto Mexicano de la Juventud; 200.
(20)      Wolffers I, Subarniati-Triyoga R, Basuki E, Yudhi D, Devillé W, Hargono R. Pacar and Tamu: Indonesian women sex workers' relationships with men. Culture Health Sexuality.  1999; 1 (1): 39-53.